Menu
header photo

¡A TU SALUD!

El blog de belleza y salud más bello y saludable ;)

Publicaciones : "autoestima"

❂ 6 comportamientos que no te dejan vivir la vida que quieres

Deshacerte de estas cargas harue vivas una vida mplena y mfeliz. Entte cus son esos mitos que no te dejan vivir feliz

A medida que vamos creciendo, nos damos cuenta de que los problemas que nos hacen infelices no son más que el resultado de hábitos que hemos adoptado con el pasar de los años. Estos comportamientos nos limitan y no nos dejan vivir la vida que queremos, y ni siquiera nos permiten pensar como nos gustaría.

El mayor problema es que si no nos hacemos conscientes de estas costumbres, no podremos aprender a corregirlas, por lo que nuestro estado de ánimo se verá afectado. Por esta razón, queremos hacerte ver cuáles son estos hábitos que la mayoría de las personas infelices acostumbran a tener.

1. Esperar por la inspiración, por una señal o por el momento correcto para hacer algo

No esperes por el momento adecuado para hacer las cosas que quieres. No existe el tiempo perfecto que te llevará en la dirección correcta, por eso no tiene sentido esperar por la claridad. Haz las cosas que deseas hacer en lugar de esperar y sentirte infeliz porque no sucede nada.

2. Vivir en el pasado o en el futuro

La vida es ahora. No pierdas tiempo pensando en lo que pasó o en lo que vendrá. Si te tomas unos segundos para observar lo que está pasando a tu alrededor justo en este momento, verás que no está pasando nada terrible. Preocuparse por el futuro o lamentarse por el pasado es una gran fuente de infelicidad que podemos evitar si tratamos de vivir un poco más en el presente.

3. Vivir con expectativas

No se trata de que las expectativas sean algo malo, sin embargo, es más fácil decepcionarse si decides tener siempre una idea previa de las cosas y basar cada decisión y cada acción en eso. Ten expectativas para ti pero no vivas tu día a día en base a ellas.

4. Hacer lo que es cómodo en lugar de hacer lo que es mejor

Si te conformas con lo fácil nunca tendrás la oportunidad de sentirte recompensado por lograr algo que realmente valga la pena. Estas cosas requieren más esfuerzo y quizá un riesgo. Sin embargo, siempre será mejor hacer lo que es mejor para ti en lugar de quedarse con lo seguro por miedo.

5. Buscar aprobación de otras personas

Tu sabes lo que es bueno para ti y cómo lograr lo que quieres. Conoces tus puntos fuertes y tu fuente de motivación. Deja de buscar la aprobación de los demás. No necesitas que otros validen tus acciones o decisiones, sigue haciendo lo que haces sin miedo a lo que podrían pensar ellos. 

6. Enfocarte en lo que no tienes

Deja de prestar atención a lo que no tienes y sé consciente de lo que sí. Sé agradecido con lo que la vida te ha dado: aprecia las personas y las cosas que están presente en tu vida en lugar de enfocarte en lo que sientes que te falta.

Olvídate de estos hábitos y comienza a vivir de una manera más sencilla. Los pensamientos positivos mejoran tu estilo de vida. No dejes que estas ideas te limiten. 

Go Back

❂Hablar con extraños no es tan malo como pensabas

El arte de la conversación se ha perdido y por eso te decimos la importancia de conocer personas nuevas

De pequeños siempre nos dijeron que no habláramos con extraños. Esto tiene su lógica. De niños no contamos con todas las herramientas perceptivas para determinar si estamos o no en peligro y por ende no podemos escapar de este. Así que la mejor solución es no hablar con personas que no conocemos. Sin embargo, al pasar los años nos quedamos con este hábito porque asociamos el hecho de hablar con extraños como algo malo o peligroso.

Como ya lo decía, cuando somos niños esto tiene sentido pero cuando somos adultos no tanto. Al crecer adquirimos herramientas que nos permiten saber un poco más a quien podemos acercarnos y aunque no lo creas, hablar con desconocidos puede traer múltiples beneficios para tu salud.

Si estamos en la calle y algún desconocido nos habla, lo primero que pensamos es que debe estar loco o al menos no completamente cuerdo. La reacción inmediata es ignorarlo para no vernos en la obligación de engancharnos en una conversación que no queremos tener. Sin embargo, es importante comenzar a cambiar de mentalidad para entender que no se trata de estar locos sino más bien de un comportamiento normal de los seres humanos: buscar el contacto con otros.

Necesidad de tener contacto social

Algunos estudios demuestran que el aislamiento social ha aumentado exponencialmente desde 1995. Pero, ¿por qué ha sucedido eso? Hoy en día estar en contacto con otros es mucho más fácil gracias a la tecnología, aunque algunas teorías sugieren que esta más bien nos ha aislado de los demás.

No obstante, es necesario entender que dependiendo de la cultura en la que se desarrollan las personas, su comportamiento social varía. En algunos lugares la cultura es colectivista, lo importante es ser parte de un grupo y tener éxito dentro de él. En otros sitios pasa lo contrario; se exalta la cultura individualista y se le inculca a los niños a evitar el contacto visual con los transeúntes. Entonces, ¿es justo decir que la tecnología es la que nos ha aislado del mundo? Quizá el problema radica en que la sociedad nos ha estado arrojando a un mundo cada vez menos acogedor.

Todas las personas quieren parecer normales. Nadie quiere ser visto como un ser extraño que comienza una conversación con otro en la calle y así es como el ciclo se mantiene. Diversos estudios han demostrado los efectos positivos que tiene el comportamiento de inclusión en nuestra salud mental. Somos animales sociales y cuando nos sentimos desconectados de los demás, nuestra psique se siente afectada.

En uno de estos estudios realizados, los investigadores utilizaron ratas; las pusieron bajo una experiencia traumática y posteriormente las forzaron a estar solas. Los resultados indicaron que los animales estuvieron constantemente atormentados por el trauma. Como contraste sometieron a otro grupo de ratas a la misma experiencia, pero al terminar las colocaron juntas. En este caso los animales pudieron volver a su estado de felicidad en un par de días.

Este experimento explica de alguna manera lo que sucede en la sociedad. Las experiencias traumáticas son uno de los factores más unificadores que tenemos los seres humanos, por lo que cuando no tenemos con quien compartir nuestras penas, el dolor es aún mayor.

El sentimiento de soledad es algo común hoy en día. Vivimos en grandes ciudades pero no estamos conectados con nada ni con nadie. No nos sentimos parte de una unidad sino más bien un elemento separado. Sin embargo, debes saber que esto tiene una solución fácil. No tengas miedo de acercarte a otras personas. Decir simplemente “Hola” a un extraño podría cambiar toda tu perspectiva. Atrévete a conectar con el mundo de una manera distinta.

Go Back

2 Publicaciones