Menu
header photo

¡A TU SALUD!

El blog de belleza y salud más bello y saludable ;)

Publicaciones : "Fitness"

❂¿Verdadero o falso? Estos son los mitos que no te dejan adelgazar

Conoce esos malos hábitos que están obstaculizando tu pérdida de peso.

Cuando las personas quieren bajar de peso lo primero que hacen es empezar una dieta baja en calorías y hacer ejercicio. Sin embargo, también hay ciertas creencias que nos hacen pensar que vamos por el camino correcto, pero que no es así. A pesar de hacer todo para adelgazar, existen ciertos mitos que no te dejan hacerlo.

A continuación te mostramos cuáles son algunas de estas falsas creencias que no te dejan adelgazar.

Quemas más grasa si haces ejercicios en ayunas

De seguro has escuchado unas cuantas veces que es mejor si haces ejercicios en ayunas, sobre todo si es cardio. No es cierto que quemes más grasas de esa forma. Cuando entrenas pierdes energía, por ello no es recomendable hacerlo con el estómago vacío. La comida es el combustible que hace que tu cuerpo se mueva. Si no te alimentas no tendrás la energía suficiente para resistir.

Quemas las mismas calorías si caminas o corres 1 kilómetro a cierta velocidad

El proceso de quemar grasas tiene que ver con el esfuerzo físico. Mientras más te esfuerces, más calorías podrás quemar. Por ello caminar y correr no es igual, porque en uno te esfuerzas más. Quienes corren un kilómetro pueden llegar a quemar hasta 30% más calorías que quienes solo caminan. Recuerda que la intensidad y la velocidad son factores que inciden en el proceso.

Si caminas lento durante una hora quemas calorías

Caminar es un buen ejercicio y si lo haces diariamente es mucho mejor. Hacerlo de forma lenta regula nuestros niveles de azúcar en la sangre, reduce el estrés y se mantiene estable la presión sanguínea. Sin embargo, si tu objetivo es bajar de peso no lo lograrás caminando todos los días de la misma forma. Para que esta caminata tenga algún efecto notable en tu peso debes ir aumentando la velocidad poco a poco, solo así podrás ir quemando más calorías

La grasa se convierte en músculo

Este es uno de los mitos más famosos. La grasa no puede convertirse en músculo porque se trata de dos tejidos diferentes. Esta confusión puede venir del hecho de que a partir de los 30 años las personas comienzan a perder masa muscular y por lo general la grasa aparece en los lugares donde antes había músculo. Para evitar esta pérdida, es esencial realizar ejercicio cardiovascular.

No olvides que la clave para adelgazar es llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio. No importa si no dispones de mucho tiempo: basta con tener de 30 a 60 minutos por lo menos. Recuerda siempre que lo mejor es buscar ayuda profesional para no dejarte llevar por lo que se dice en la calle. 

Go Back

❂ ¿Haces cardio? Descubre qué comer antes y después de entrenar

Descubre qué debes comer antes y después de salir a correr

Una de las mayores inquietudes de quienes comienzan a ejercitarse es saber qué comer antes y después de cada rutina. La alimentación es sumamente importante cuando hacemos ejercicios porque estamos sometidos a una pérdida de calorías constante. Dependiendo de cuál sea nuestra rutina de ejercicios, debemos establecer una dieta específica.

Sea cual sea el ejercicio que practiquemos debemos tener una dieta completa y sana. Sin embargo, si haces ejercicio cardiovascular, el cuerpo necesita una serie de nutrientes especiales y balanceados. Los alimentos son la gasolina que hacen que nuestro cuerpo se mueva, por ello debes prestar atención a lo que comes.

Cuando caminas, corres o haces bicicleta el cuerpo necesita energía tanto de los carbohidratos como de las grasas. Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía del cuerpo, sin embargo, las grasas saludables también proporcionan una amplia dosis de esta.

Como la intensidad del ejercicio varía, el cuerpo cambia constantemente entre los carbohidratos y las grasas para proveer de energía al cuerpo. Y debido a que no podemos controlar completamente cómo y cuándo el cuerpo necesita cada nutriente, lo mejor es incluir cantidades adecuadas de ambas en nuestra dieta.

La mejor opción de carbohidratos son los cereales integrales, frutas, vegetales, legumbres y productos lácteos. En el caso de las grasas buenas, las mejores alternativas son el aceite de oliva, la palta, las nueces, la mantequilla de maní, los huevos y el salmón.

Es importante que tengas en cuenta que todas las comidas se digieren y se metabolizan de una manera distinta, por ello necesitas saber cuál es el mejor momento para comer los alimentos que te ayudarán en tu rutina de ejercicios.

Antes de entrenar

Las comidas pre-entrenamiento deben estar compuestas principalmente por carbohidratos saludables. Sin embargo, debido a que los carbos con alto contenido de fibra tardan más en digerirse, debes estar pendiente de no consumirlos justo antes de entrenar. Lo mismo sucede con las proteínas y las grasas.

Si dispones de unas tres o cuatro horas antes de hacer ejercicio, haz una comida normal. Puedes consumir una ensalada con pollo asado, pan integral con jamón y queso, o salmón con arroz integral y brócoli, por ejemplo. Pero en caso de que solo dispongas de una hora o menos antes de ejercitarte, haz una comida baja en grasas y en proteínas. Puedes comer un yogurt desnatado, una barra de granola baja en grasas o una fruta.

 

Después de entrenar

Justo después de entrenar es el momento indicado para recargar los depósitos de energía y ayudar a los músculos a recuperarse. Eso significa que debes consumir hidratos de carbono saludables, además de proteínas. Si han pasado más de cuatro horas desde tu última comida, es momento de hacer otra. Si no, puedes elegir alguna de estas opciones: una bebida achocolatada, humus, una barra de proteína o la mitad de un sándwich de pan integral con jamón de pavo.

Recuerda que tener una buena alimentación es crucial para tener un cuerpo sano. Cuando entrenas es necesario integrar todos los nutrientes en tu dieta. Pon en práctica estos consejos para mantener una buena salud. 

Go Back

❂ Te hablamos del yoga y porqué debes practicarlo

Conoce los beneficios que practicar yoga ofrece a tu cuerpo desde tus pulmones, ¡Hasta tu ánimo!

Últimamente da la impresión que vivimos en un mundo rápido y estresante. A diario somos bombardeados con malas noticias, con angustias y preocupaciones que si no sabemos manejar pueden impactar de manera muy dañina en nuestra salud no solo a nivel emocional, sino que todo este estrés puede impactar en nuestro organismo.

Es por ello que prácticas de meditación como el yoga siempre resultan beneficiosas puesto que no solo es un ejercicio que hace bien al organismo, sino que alinea nuestros pensamientos, con nuestro espíritu y reduce nuestro estrés; lo que a mediano plazo siempre agradece nuestro cuerpo.

Para empezar ¿Qué es el yoga? En líneas generales el yoga consiste en ejercicios de estiramiento y respiración que pretenden alinear tu organismo con tu mente y espíritu, para que estas tres partes de tu ser funcionen en perfecta armonía. Nacida en India, esta práctica milenaria se ha convertido en un medicamento natural y económico a muchísimos males no solo emocionales, sino físicos solo utilizando la respiración y la armonización con el entorno como tratamiento.

El yoga se practica a través de distintas posturas corporales, llamadas Asanas que permiten la circulación del aire y la energía por todo el cuerpo, alcanzando incluso partes del mismo que pueden considerarse “olvidadas” o “abandonadas” por el estrés diario y la carrera en la que muchos han convertido el vivir. Sin embargo, los beneficios del yoga no se perciben solo a nivel físico, sino a nivel espiritual y mental y aquí te nombramos algunos de ellos.

Entre los beneficios del yoga como práctica podemos contar que las posturas (asanas) permiten que tonifiques todo el cuerpo. La práctica constante de las asanas permite que los músculos de tu cuerpo se tonifiquen adquiriendo fuerza y resistencia, además de flexibilidad.

Otro de los beneficios ocurre a nivel interno; al aprender a respirar correctamente gracias a la práctica de las posturas de yoga, todos tus órganos comienzan a trabajar de manera más eficiente.  Tu sistema respiratorio se coordina lo cual permite que tu corazón oxigene de manera más eficiente todos y cada uno de los órganos y sistemas de tu cuerpo. A los pocos meses de la práctica de este deporte notarás que te sientes menos inflamada, respiras mejor e incluso tu sistema digestivo trabaja mucho mejor reduciendo malestares como acidez, pesadez, e inclusive flatulencias e irás al baño con más regularidad.

Si eres mujer, el yoga reduce el impacto del síndrome premenstrual, ayudándote a tener menstruaciones regulares, puntuales y menos dolorosas.

A nivel anímico, el yoga permite que te sientas más energético, más alegre y entusiasta, gracias al control que adquieres de tus emociones y como te sincronizas con cada partícula del universo.  Esto, desde el punto de vista racional, permite que manejes de mejor manera situaciones de estrés y presión, ya que al controlar tu respiración y tomarte las situaciones adversas con mucha más calma, podrás actuar en torno a ellas de manera más eficiente e incluso solucionarlas en menos tiempo.

Con la práctica regular del yoga, observarás incluso que tienes una mejor actitud ante la vida, gracias al nivel de consciencia que vas adquiriendo con cada una de las posturas y como recuperas esa conexión entre tu cuerpo, tu mente y tu espíritu. Esto incluso mejora tu entorno, permitiéndote tener mejores relaciones no solo con tus amigos, sino también en tu trabajo, en la escuela e incluso en tu comunidad. Esto ocurre porque tu actitud calmada y tranquila se contagia a todos a tu alrededor permitiéndote mejores entornos para que te desenvuelvas con más tranquilidad.

Asimismo, aprendes a escuchar a tu cuerpo, a notar cuales alimentos de verdad te están nutriendo y cuales otros, por el contrario, solo te hacen daño. Esto crea un nivel de conciencia mucho mejor sobre cuáles son los alimentos y las cantidades en los que lo necesitas, lo que te ayuda a perder peso si ese es el objetivo que persigues.

Ahora, con todos estos beneficios para la salud que te trae el solamente practicar unos minutos al día ¿Qué esperas para comenzar? Respira profundo, saluda al sol y comienza a cambiar tu mundo por dentro y por fuera con la práctica del yoga.

Go Back

❂ ¿Verdadero o falso? Estos son los mitos que no te dejan adelgazar

mitos sobre el adelgazamiento

Cuando las personas quieren bajar de peso lo primero que hacen es empezar una dieta baja en calorías y hacer ejercicio. Sin embargo, también hay ciertas creencias que nos hacen pensar que vamos por el camino correcto, pero que no es así. A pesar de hacer todo para adelgazar, existen ciertos mitos que no te dejan hacerlo.

A continuación te mostramos cuáles son algunas de estas falsas creencias que no te dejan adelgazar.

 

1. Quemas más grasa si haces ejercicios en ayunas

De seguro has escuchado unas cuantas veces que es mejor si haces ejercicios en ayunas, sobre todo si es cardio. No es cierto que quemes más grasas de esa forma. Cuando entrenas pierdes energía, por ello no es recomendable hacerlo con el estómago vacío. La comida es el combustible que hace que tu cuerpo se mueva. Si no te alimentas no tendrás la energía suficiente para resistir.

 

2. Quemas las mismas calorías si caminas o corres 1 kilómetro a cierta velocidad

El proceso de quemar grasas tiene que ver con el esfuerzo físico. Mientras más te esfuerces, más calorías podrás quemar. Por ello caminar y correr no es igual, porque en uno te esfuerzas más. Quienes corren un kilómetro pueden llegar a quemar hasta 30% más calorías que quienes solo caminan. Recuerda que la intensidad y la velocidad son factores que inciden en el proceso.

 

3. Si caminas lento durante una hora quemas calorías

Caminar es un buen ejercicio y si lo haces diariamente es mucho mejor. Hacerlo de forma lenta regula nuestros niveles de azúcar en la sangre, reduce el estrés y se mantiene estable la presión sanguínea. Sin embargo, si tu objetivo es bajar de peso no lo lograrás caminando todos los días de la misma forma. Para que esta caminata tenga algún efecto notable en tu peso debes ir aumentando la velocidad poco a poco, solo así podrás ir quemando más calorías

 

4. La grasa se convierte en músculo

Este es uno de los mitos más famosos. La grasa no puede convertirse en músculo porque se trata de dos tejidos diferentes. Esta confusión puede venir del hecho de que a partir de los 30 años las personas comienzan a perder masa muscular y por lo general la grasa aparece en los lugares donde antes había músculo. Para evitar esta pérdida, es esencial realizar ejercicio cardiovascular.

 

No olvides que la clave para adelgazar es llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio. No importa si no dispones de mucho tiempo: basta con tener de 30 a 60 minutos por lo menos. Recuerda siempre que lo mejor es buscar ayuda profesional para no dejarte llevar por lo que se dice en la calle. 

Go Back

4 Publicaciones