Menu
header photo

¡A TU SALUD!

El blog de belleza y salud más bello y saludable ;)

❂ Te damos valiosos consejos para cuidar tus uñas.

Las uñas son una de tus cartas de presentación más importantes.

Las uñas a pesar de ser tan pequeñas, representan una importante carta de presentación para el cuerpo. Las uñas pueden decir mucho de una persona; desde cómo trata a su cuerpo hasta en las condiciones en las que se encuentra su autoestima e incluso sus nervios.

Generalmente, pueden servir de indicador de diversas condiciones o enfermedades; inclusive la carencia de ciertos nutrientes como proteínas o zinc. A través de las uñas puedes deducir si la persona está alimentándose bien, o si está sufriendo mucho estrés, inclusive si su cuerpo está rechazando nutrientes importantes como el cobre o algunos aminoácidos.

A pesar de ser una parte del cuerpo tan importante, muchas veces es dada por sentado e inclusive pasada por alto. Bien sea porque están amarillas, quebradizas, o las mordemos demasiado. Incluso fumar o utilizar productos de mala calidad puede afectar la salud y apariencia de nuestras uñas, dándoles un aspecto manchado, descuidado y opaco.

Es por ello que en este artículo te hablaremos de cómo cuidar de tus uñas, no solamente para que se vean bonitas, sino para que se mantengan sanas y presentables. Y para ello no es necesario que inviertas mucho dinero, quedarás sorprendido con el cambio que puedes darle a tus uñas con estos ingredientes que puedes hallar en casa.

Si lo que deseas es que tus uñas crezcan rápidamente y con fuerza basta con simplemente aplicar una pasta espesa de algunos ajos machacados en tus uñas durante 10 minutos a diario. El ajo es rico en nutrientes que fortalecen las uñas además de ser bactericida y mejorar la circulación de la sangre, lo que mantendrá tus uñas rosadas y llenas de vida. Si añades un limón a la mezcla podrás, además de fortalecerlas, hacerlas crecer más rápido y desaparecer esas manchas amarillentas que se generan luego de usar esmaltes de colores muy fuertes.

Algunos aceites esenciales como el aceite de oliva, el aceite de almendras y el aceite de ricino sirven para hidratar las cutículas, blanquear las uñas y eliminar las estrías gracias a sus fuertes concentraciones de vitamina E.

                Si estás en contacto constante con el agua es probable que los hongos en las uñas sean un problema frecuente. Protegerte con guantes o medias de algodón que absorben bastante bien el agua es una buena recomendación para evitar los hongos en las uñas de los pies; que es donde suelen aparecer con bastante frecuencia.  Sin embargo, si eres de los que ya padecen hongos en las uñas de los pies o de las manos, lavarse las uñas con el zumo de un limón es un remedio caser bastante efectivo para remediar esta infección incómoda.

                Otra alternativa para combatirlos es remojar los pies o las uñas solamente en vinagre de manzana; luego secar bien los pies hasta retirar toda la humedad bajo las uñas. La humedad en exceso es el principal agente de incubación de los hongos en los pies.

                Por último, si tienes el hábito de morderte las uñas éste puede estar asociado a mal manejo de la ansiedad o el estrés, de manera que para acabarlo de raíz es siempre sugerido actuar sobre estos problemas de manera directa. No obstante, si lo que quieres son remedios que te ayuden a mantener la fuerza de voluntad mientras manejas tu ansiedad, una pasta de limón y ajo puede servirte de mucho, su sabor amargo y el fuerte olor harán que lo pienses dos veces antes de llevarte las uñas a los dientes.

                Estos son solo algunos de los remedios caseros más famosos y eficientes para los problemas más comunes concernientes al aspecto y la salud de tus uñas. Recuerda que como lo mencionamos al principio son una de tus cartas de presentación más importantes y por eso siempre deben tener no solamente el mejor aspecto, sino estar lo más sanas posibles.

❂ Te hablamos del yoga y porqué debes practicarlo

Conoce los beneficios que practicar yoga ofrece a tu cuerpo desde tus pulmones, ¡Hasta tu ánimo!

Últimamente da la impresión que vivimos en un mundo rápido y estresante. A diario somos bombardeados con malas noticias, con angustias y preocupaciones que si no sabemos manejar pueden impactar de manera muy dañina en nuestra salud no solo a nivel emocional, sino que todo este estrés puede impactar en nuestro organismo.

Es por ello que prácticas de meditación como el yoga siempre resultan beneficiosas puesto que no solo es un ejercicio que hace bien al organismo, sino que alinea nuestros pensamientos, con nuestro espíritu y reduce nuestro estrés; lo que a mediano plazo siempre agradece nuestro cuerpo.

Para empezar ¿Qué es el yoga? En líneas generales el yoga consiste en ejercicios de estiramiento y respiración que pretenden alinear tu organismo con tu mente y espíritu, para que estas tres partes de tu ser funcionen en perfecta armonía. Nacida en India, esta práctica milenaria se ha convertido en un medicamento natural y económico a muchísimos males no solo emocionales, sino físicos solo utilizando la respiración y la armonización con el entorno como tratamiento.

El yoga se practica a través de distintas posturas corporales, llamadas Asanas que permiten la circulación del aire y la energía por todo el cuerpo, alcanzando incluso partes del mismo que pueden considerarse “olvidadas” o “abandonadas” por el estrés diario y la carrera en la que muchos han convertido el vivir. Sin embargo, los beneficios del yoga no se perciben solo a nivel físico, sino a nivel espiritual y mental y aquí te nombramos algunos de ellos.

Entre los beneficios del yoga como práctica podemos contar que las posturas (asanas) permiten que tonifiques todo el cuerpo. La práctica constante de las asanas permite que los músculos de tu cuerpo se tonifiquen adquiriendo fuerza y resistencia, además de flexibilidad.

Otro de los beneficios ocurre a nivel interno; al aprender a respirar correctamente gracias a la práctica de las posturas de yoga, todos tus órganos comienzan a trabajar de manera más eficiente.  Tu sistema respiratorio se coordina lo cual permite que tu corazón oxigene de manera más eficiente todos y cada uno de los órganos y sistemas de tu cuerpo. A los pocos meses de la práctica de este deporte notarás que te sientes menos inflamada, respiras mejor e incluso tu sistema digestivo trabaja mucho mejor reduciendo malestares como acidez, pesadez, e inclusive flatulencias e irás al baño con más regularidad.

Si eres mujer, el yoga reduce el impacto del síndrome premenstrual, ayudándote a tener menstruaciones regulares, puntuales y menos dolorosas.

A nivel anímico, el yoga permite que te sientas más energético, más alegre y entusiasta, gracias al control que adquieres de tus emociones y como te sincronizas con cada partícula del universo.  Esto, desde el punto de vista racional, permite que manejes de mejor manera situaciones de estrés y presión, ya que al controlar tu respiración y tomarte las situaciones adversas con mucha más calma, podrás actuar en torno a ellas de manera más eficiente e incluso solucionarlas en menos tiempo.

Con la práctica regular del yoga, observarás incluso que tienes una mejor actitud ante la vida, gracias al nivel de consciencia que vas adquiriendo con cada una de las posturas y como recuperas esa conexión entre tu cuerpo, tu mente y tu espíritu. Esto incluso mejora tu entorno, permitiéndote tener mejores relaciones no solo con tus amigos, sino también en tu trabajo, en la escuela e incluso en tu comunidad. Esto ocurre porque tu actitud calmada y tranquila se contagia a todos a tu alrededor permitiéndote mejores entornos para que te desenvuelvas con más tranquilidad.

Asimismo, aprendes a escuchar a tu cuerpo, a notar cuales alimentos de verdad te están nutriendo y cuales otros, por el contrario, solo te hacen daño. Esto crea un nivel de conciencia mucho mejor sobre cuáles son los alimentos y las cantidades en los que lo necesitas, lo que te ayuda a perder peso si ese es el objetivo que persigues.

Ahora, con todos estos beneficios para la salud que te trae el solamente practicar unos minutos al día ¿Qué esperas para comenzar? Respira profundo, saluda al sol y comienza a cambiar tu mundo por dentro y por fuera con la práctica del yoga.

❂ ¿Sufres de migraña? Te decimos cómo combatirla

Más del 70% de la población actual sufre de migrañas constantemente.

Las migrañas son algo muy común en la población desde los 15 hasta los 60 años actualmente. Se caracteriza por un dolor severo; prolongado — aproximadamente unas 72 horas inclusive— y más fuerte de un lado de la cabeza. La migraña tiende a ser un dolor altamente debilitante y paralizador; una migraña muy fuerte puede traer como consecuencia también sensación de vértigo, debilidad e incluso náuseas.

Existen muchos factores que pueden incidir en la frecuencia con la que una persona puede sufrir de migrañas: una mala alimentación, un mal sueño, estrés, depresión, trastornos hormonales o circulatorios, el embarazo, alta presión arterial, tabaquismo, entre otros. Las personas que llevan un estilo de vida acelerado o las que son muy sedentarias, son los principales grupos  que tienden a sufrir de este dolor con más frecuencia.

Ahora, a pesar de que no se han descubierto las causas concretas qué originan la migraña; existen algunas correcciones que puedes hacer en tu alimentación y estilo de vida para reducir la frecuencia de su aparición e incluso desaparecerlas de tu cotidianidad.

Mantenerte hidratado es una de las soluciones más eficaces y recomendadas para combatir los episodios frecuentes de migrañas. Beber uno o dos vasos de agua cuando comienzas a sentir las punzadas puede detener la aparición de la migraña puesto que el agua contribuye al correcto flujo sanguíneo dentro del organismo. También consumir alimentos ricos en agua como sandías o pepinos que mantienen al cuerpo hidratado y contienen magnesio, que favorece la circulación de la sangre.

La alimentación también es un factor muy importante en el tratamiento contra las migrañas. Evita consumir frituras y grasas saturadas; pues estas incrementan los valores de colesterol y triglicéridos, lo que aumenta la presión arterial y detona las migrañas. Asimismo, una dieta rica en Omega 3, 6 y magnesio favorecen la circulación de la sangre y reducen estos agentes dañinos. Igualmente se debe reducir el consumo en exceso de ciertas sustancias; como la cafeína, puesto que acelera el flujo a través del torrente sanguíneo aumentando la presión dentro de las arterias. El alcohol y el tabaco también son agentes detonantes de migrañas y deben evitarse en la medida de lo posible.

El estrés y las preocupaciones guardan una estrecha relación con la incidencia de las migrañas. La práctica de ejercicios de respiración, meditación y la actividad aeróbica disminuye la presión arterial; mejoran la circulación de sangre — y por ende, oxigeno— dentro del organismo, lo que reduce significativamente la aparición de las migrañas. Evitar los ambientes demasiado ruidosos o estresantes, también incide en la reducción de los episodios de dolor.

Con unos ligeros ajustes en tu alimentación y un poco de actividad física, las migrañas suelen reducirse hasta llegar a desaparecer. No obstante si observas que tu alimentación es normal y aún siguen apareciendo los dolores, es necesario que consultes a un médico.

❂ Omega 3: Te hablamos de sus beneficios y cómo puedes consumirlo

Conoce todos los beneficios del Omega 3 y en cuales alimentos puedes consumirlo.

Muchos médicos, expertos e incluso nutricionistas recomiendan el consumo de Omega 3 para mantener la salud de nuestro sistema cardiovascular, nervioso e inclusive digestivo, pero ¿Qué es el Omega 3? ¿Cómo funciona? En este artículo te lo presentaremos.

El Omega 3 es un ácido graso poliinsaturado que no es producido por el cuerpo, sin embargo sirve para fortalecerlo y reducir los impactos negativos que causa el colesterol y las grasas trans en nuestro sistema cardiovascular, muscular y nervioso.

Está presente en varios pescados azules de agua salada. El salmón, el atún y las sardinas son fuentes muy ricas en Omega 3; el cual aporta muchos beneficios al cuerpo entre los que resaltan la reducción de los síntomas del síndrome premenstrual en las mujeres, además, actúa en la esfera cardiovascular, reduciendo los triglicéridos y la tensión arterial. Además, el tromboxano, presente en los poliinsaturados, previene los coágulos que causan los infartos y los accidentes cardiovasculares.

Asimismo, actúa en la retina y beneficia al sistema circulatorio gracias a su efecto antitrambótico, esto favorece al sistema nervioso previniendo el Alzhéimer y la depresión severa. Igualmente, esta sustancia favorece a las mujeres durante el embarazo permitiéndole al feto desarrollar mejor y con más fortaleza sus órganos, especialmente el cerebro; dándole agudeza visual y reflejos mucho más rápidos.

También existen diversos estudios que afirman que el Omega 3 favorece  los procesos realizados por el hígado, páncreas y vesícula; contrarrestando el daño ocasionado por el consumo de alcohol y cigarrillos. En este orden de ideas, varios expertos afirman que este ácido graso reduce el crecimiento de células cancerígenas en diversas partes del cuerpo como la próstata, el colon y el útero; además reduce significativamente el riesgo de metástasis e invasión que ocasiona tumores secundarios durante los procesos cancerígenos.

Ahora que conoces solo una pequeña parte de todos los beneficios que consumir Omega3 trae para tu cuerpo, inclúyelo en tus comidas consumiendo pescados o como un suplemento. Recuerda que este importante nutriente debe ser acompañado con una alimentación balanceada y actividad física frecuente.

❂ ¡No duermas con maquillaje! Te damos recetas para desmaquillarte naturalmente

Aun si estás muy cansada, es importante que remuevas tu maquillaje antes de dormir.

El maquillaje es el mejor amigo de muchas mujeres. Es un gran aliado para realzar nuestra belleza natural y cubrir esas pequeñas imperfecciones que pueden hacernos sentir un poco incómodas o inseguras.

No obstante, los ingredientes activos que componen estas sustancias, tienen la finalidad de durar todo el día. Por lo cual dormir con ellos puede ocasionar muchos males en nuestro rostro; desde acné hasta envejecimiento prematuro.

Es por ello, que aunque estés muy cansada es muy importante que no duermas con el maquillaje; puesto que puede obstruir tus poros y hacerte daño. Y esta vez, te dejamos algunos ingredientes naturales que no solo te ayudarán a remover por completo tu maquillaje, sino que también te servirán para hidratar y nutrir la piel de tu rostro.

Con una cucharadita de limón, una de aceite de oliva y una de lecticina de soya puedes hacer una mascarilla para remover el maquillaje a prueba de agua si tu piel es seca. El aceite de oliva ayuda a hidratar la piel y es alto en vitamina E, que evita la aparición de arrugas prematuras en la piel. Eso sí, recuerda removerla bien al lavarla para que el limón no manche tu rostro al entrar en contacto con la luz del sol.

El aceite de almendras, sésamo y ricino, son excelentes para remover el rímel o el delineador de tus ojos. Además si los combinas con manzanilla o pepino sirven como refrescantes previniendo la aparición de bolsas bajo tus ojos y las molestas ojeras. También hidratan y suavizan tu rostro dándole una apariencia más fresca y revitalizada.

Con dos fresas grandes y un poco de yogurt griego puedes hacer un excelente removedor de maquillaje que alcanza incluso las zonas más profundas de tu rostro. El yogurt tiene un efecto refrescante en tu rostro, mientras las fresas poseen un efecto blanqueador que ayuda a desaparecer las manchas del acné.

Mojando un algodón en un poco de leche fría con manzanilla no solo remueves el maquillaje de tu rostro, sino que te sirve para dejarlo más terso y rejuvenecido. Esto ayuda a reducir las líneas de expresión, las ojeras y las manchas dejadas por el acné o el sol.

Además de remover bien el maquillaje antes de acostarte, debes recordar que todos estos tratamientos puedes complementarlos con una buena crema hidratante a fin de reforzar sus efectos o complementarlos. También debes tener mucho cuidado con la forma en la que frotas el algodón sobre todo en el área debajo de tus ojos, ya que esta piel es muy sensible y si frotas con mucha fuerza puedes estirar la piel causándote algunas arrugas prematuras. 

❂ Medicamentos naturales que te ayudarán a lidiar con el síndrome premenstrual

Más del 80% de las mujeres se ven afectadas por el Síndrome Premenstrual durante su etapa reproductiva.

Para muchas mujeres los días previos a la llegada de la menstruación suelen ser una pesadilla. Dolores, bajas en el ánimo, retención de líquidos, ansiedad; son solo algunos de los síntomas del síndrome premenstrual, una condición corporal que afecta a más del 70% de las mujeres que aún se encuentran en etapa reproductiva y que puede limitar significativamente sus actividades diarias durante los días previos al periodo e incluso durante el mismo.

El síndrome premestrual, generalmente es ocasionado por un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona; esto ocasiona que absorbamos mucho más el sodio presente en las comidas; lo que desemboca en una retención de líquidos, que genera inflamación y en algunos casos, dolor.

Por lo general los dolores causados por el síndrome premenstrual suelen aliviarse con la ingesta de un analgésico leve que podemos adquirir en cualquier farmacia. Sin embargo existen algunas alternativas para disminuir sus efectos sin necesidad de pastillas e inclusive, eliminar los síntomas a largo plazo.

Entre las primeras recomendaciones se sugiere la práctica de cualquier ejercicio de manera constante. Esto aumenta la producción de endorfinas en el cuerpo que funcionan como analgésicos para el dolor. De igual forma, con la práctica de algún deporte, aceleramos el metabolismo y favorecemos la expulsión de líquidos que podrían causar inflamación.

Otra opción es la hidratación. Aunque parezca obvio, el mantenerse hidratado puede reducir los efectos del desequilibrio hormonal durante la menstruación. Otra buena opción es la reducción del consumo de sal durante los días previos al periodo, para evitar la retención de líquidos.

Las infusiones de hierbas también son muy efectivas para aliviar los dolores y malestares musculares. El té de jengibre, manzanilla, flor de Jamaica; canela, entre otros sirven a modo de calmantes y regulan la temperatura interna del organismo. Evita infusiones con cafeína como el té negro, puesto que agravan los síntomas.

Consumir suplementos de vitamina E, B6, B12, calcio y magnesio también ayudan a la reducción de los síntomas del SPM; puesto que ayudan a controlar los niveles hormonales; reducen la ansiedad y alivian la sensibilidad en los senos y la migraña.

Algunos alimentos que se deben evitar durante los días previos al periodo son las frutas cítricas como el limón y la naranja, puesto que sus ácidos favorecen la irritación del estómago, el café y la sal por su alto contenido de sodio. Igualmente el alcohol y el cigarrillo puesto que tienden a deshidratar el cuerpo.

Con la práctica de algunos de estos consejos, esperamos que reduzcas los impactos del síndrome premenstrual. Además de todo esto te sugerimos tomarte con calma estos días y respirar. Recuerda igualmente que si tus síntomas son muy fuertes o te inhabilitan debes consultar a tu médico para detectar a tiempo posibles anomalías.

❂ Hablemos del estrés y cómo combatirlo

El estrés es un asunto de cuidado, entérate como combatirlo

Que vivimos en un mundo acelerado es innegable. Cada día entre las presiones del trabajo, las cuentas, los niños, nuestros compañeros y las cosas que queremos alcanzar; pueden a veces causarnos muchas preocupaciones y una inmensa angustia que puede repercutir de mala manera en nuestra salud. No por nada se ha estudiado el gran impacto y la estrecha relación que guarda el estrés con algunas enfermedades como fallas cardiacas, úlceras, migrañas e incluso algunos tipos de cáncer parecen tener origen en ciertos focos de estrés.

El estrés, en líneas generales, es un cúmulo de emociones que pueden causar mucho daño en nuestro cuerpo. Por lo general se compone de angustias, preocupaciones, presión social, ansiedades y sensación de que todo va mal o nada sale como uno quisiera. Este conglomerado de emociones mal manejadas puede desembocar en migrañas, insomnio e incluso depresión y tristeza severa debido a la frustración que nos causa no poder controlar ciertas situaciones.

Esta condición emocional no discrimina entre razas, sexo o edades. Desde adolescentes víctimas de la presión escolar hasta adultos que persiguen ascensos o mejores compensaciones laborales, el estrés puede afectar, y de hecho afecta, a casi todo el mundo. Es una enfermedad de salud pública que puede generar otras mucho más graves si no se maneja oportunamente.

Por ello, es necesario, entre otras cosas, hallar el origen del estrés. Éste siempre suele remitirse a alguna meta que estamos desesperados o impacientes por alcanzar y nos sometemos a mucha presión por lograrla en el menor tiempo posible. Graduarse, trabajar, comprar una casa, casarse, entre otras, son comúnmente agentes detonadores de estrés. Por ello, es necesario concienciar en el hecho de que cada una de nuestras metas debe ser lograda al ritmo de cada quien, y que una persona lo logre en menos tiempo que otra, no significa que aquella persona tenga algo que la otra no; solamente se manejan a ritmos distintos y eso no tiene absolutamente nada de malo.

Hallar un pasatiempo que nos permita desconectarnos por un momento de nuestras ocupaciones diarias siempre resulta un excelente tratamiento contra el estrés. Esa actividad que nos relaja; ya sea leer, escribir, caminar o pintar permite que el cuerpo libere endorfinas y se relaje, recargándose con energías que le permitirán continuar de manera más eficiente con su trabajo e incluso permitir que este fluya con mayor facilidad, puesto que el estrés tiende a bloquear las funciones cerebrales, restringiendo las respuestas del cerebro a problemas cotidianos que requieren ser solucionados.

Hacer un deporte también es una excelente recomendación para combatir el estrés. Yoga, meditación, correr o nadar permiten que el flujo de oxigeno permanezca constante en el cuerpo y también generan endorfinas, que son las responsables de mantenernos relajados y felices. De igual forma, el ejercicio constante permite que desarrollemos disciplina y confianza en nosotros mismos, lo cual siempre mantendrá a raya las situaciones de que generan angustia y ansiedad.

Podrá ser el consejo más viejo y cliché del libro, pero creer en uno mismo es la mejor vacuna contra el estrés. Quien cree en sí mismo sabe que tiene un ritmo de trabajo distinto al de resto; ya que sus metas están claras y más que disfrutar las mismas trata de sacarle el mayor provecho al trayecto.

Si eres de los que sufre de estrés, sigue las recomendaciones que te dejamos arriba; a fin de mejorar tu respuesta ante esas situaciones que a menudo te causan presión. Recuerda respirar y tomarte las cosas con calma, pues todo en la vida tiene una solución y los únicos exentos de problemas son los muertos; así que tranquilo, que lograrás todo lo que te propones con disciplina y determinación, pero para ello debes respetar también tu ritmo, tu cuerpo y con él, tú descanso.

❂ Hablemos de la obesidad y cómo afecta a tu salud

La obesidad es un problema peligroso; entérate de todos los males que le hace a tu cuerpo

De las llamadas “Enfermedades del nuevo milenio” la obesidad es, quizás la más peligrosa y la más frecuente. Considerada por la OMS como un problema de salud pública, el índice de obesidad en la población mundial supera el 65% y es un número que va en aumento.

Sufrir de obesidad va mucho más allá de un problema de apariencia o estética, es una condición que acorta la esperanza de vida de una persona y puede detonar muchas otras enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión, atrofias musculares, problemas óseos y cardiacos.

¿A qué llamamos obesidad exactamente? La obesidad, por definición es un término que se acuña a todas aquellas personas cuyo IMC (índice de Masa Corporal) es superior a los 30 Kgm/m2. Para obtener tu IMC debes dividir tu estatura entre tu peso al cuadrado; si este número es igual o mayor a 30, se considera entonces que sufres de obesidad tipo I.

La acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, bien sea en la piel o en los órganos es muy dañina, y puede desembocar en otras enfermedades peligrosas como diabetes y problemas cardiacos. Por lo general, las personas obesas son sedentarias y tienen malos hábitos alimenticios; como dietas con exceso de azúcar y comidas chatarras. En los niños, sufrir de obesidad puede hacerles mucho daño, pues su cuerpo está en pleno crecimiento; sus huesos y músculos pueden atrofiarse, además de sufrir de problemas respiratorios severos y dificultades de aprendizaje.

Muchos estudios han afirmado la estrecha relación entre la obesidad y problemas respiratorios, cardiacos, hepáticos, renales y cardiovasculares. Además de la apnea del sueño; el cual es un cese momentáneo de la respiración al dormir.

Las personas con obesidad tienen más riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer; como cáncer de hígado, colón y  mamas. Además de problemas biliares; próstata y endometrio. También se han estudiado la incidencia de enfermedades crónicas como la artritis y osteoporosis en pacientes con obesidad.

Sin embargo, con un cambio en los hábitos alimenticios y actividad física; todo esto de la mano de un médico especializado en obesidad, pueden revertirse estos riesgos o disminuir sus efectos en el caso de que ya estén presentes en el paciente (por ejemplo, pacientes diabéticos o que ya hayan sufrido de infartos). Consulta a un profesional y realiza esos pequeños, pero importantes ajustes a tu estilo de vida para que puedas prolongarla y disfrutarla a plenitud.

❂¿Te gusta el té? Estas son las variedades más sanas

El tiene muchmas propiedades, entte cus son las propiedades de esta bebida y cual de sus tipos se adapta mejor a lo que quieres

El té es una bebida fabulosa con beneficios extraordinarios para nuestro bienestar. Es ideal para tener una buena salud y lo mejor de todo es que tenemos a disposición una gran variedad de ellos, todos muy saludables.

A continuación te presentamos algunos de los tés con mayores beneficios que existen.

Té verde

Una de las variedades más saludables es el té verde: es bueno para tus ojos y para tu corazón. Al igual que cualquier otra parte del cuerpo, tus ojos y tu corazón sufren de estrés oxidativo. El té verde mejora la función endotelial, la cual está asociada con la salud cardiovascular.

Té blanco

¡Este té es antienvejecimiento! ¿Quién no quiere lucir más joven? Esta variedad cuenta con un alto contenido de polifenoles que te hacen ver hermosa. Los extractos del té banco inhiben la aparición de arrugas mediante el fortalecimiento de las fibras de elastina y el colágeno en la piel.

Té negro

El té negro es bueno para ti de muchas formas. Es excelente para aliviar el estrés, así como para reducir la presión arterial. A medida de que aumenta el estrés, también lo hace la presión sanguínea, lo que te pone en riesgo de sufrir un infarto. Toma una taza de té y no solo bajarás tu presión arterial sino que también podrás tener un aliento fresco. Este té también está lleno de polifenoles, que son potentes antioxidantes que inhiben el crecimiento de la placa dental y de bacterias en la boca. También tiene propiedades inhibidoras de glucosa, por lo que ayuda a prevenir la diabetes.

Té de jengibre

Este es un té anti inflamatorio que no puedes dejar de tomar. Ayuda a aliviar la migraña ya que bloquea las prostaglandinas, que no son más que las mensajeras químicas que causan la inflamación en el cerebro. Funciona tan rápido como una aspirina, así que ¿por qué no usar lo natural? También ayuda a aliviar el dolor muscular y de las articulaciones. Y por si fuera poco, mejora cualquier inflamación gastrointestinal.

Para todos aquellos que aún no tienen el hábito de tomar té, quizá lo consideren un poco más luego de leer esto. Tómalo frío o caliente; en la mañana, en la tarde o en la noche. No importa cómo ni cuándo, lo importante es que lo hagas de forma regular. Te aseguro que los beneficios para tu salud serán muchísimos. Podrás disfrutar de una bebida deliciosa y saludable al mismo tiempo. 

❂ ¿Caspa? Te decimos cómo combatirla

la caspa más que un problema estético es incómoda. Entérate como combatirla

La caspa es un problema cutáneo incómodo. Además de arruinar la apariencia de hombres y mujeres; es causante de irritaciones, cabello frágil e incluso enrojecimiento y comezón en el cuero cabelludo; y no solo eso; el exceso de caspa puede detonar problemas de autoestima, timidez e incluso complejos que pueden disminuir o acabar con la vida laboral o social de quienes la padecen.

Más allá de un problema estético, la caspa puede ser la raíz de muchísimos otros problemas que sí son de salud; como baja autoestima, complejos o depresión. Es por ello que a continuación te ofrecemos algunos consejos para combatirla de manera natural y erradicarla de forma definitiva.

El vinagre blanco es un medicamento que resulta bastante efectivo contra la caspa, basta con aplicarlo directamente en el cabello o rebajarlo con agua tibia dejándolo actuar toda la noche. El ácido acético presente en el vinagre crea en el cuero cabelludo un ambiente intolerable para los hongos que causan la caspa. Al principio puede generar un poco de ardor, sin embargo al cabo de un par de semanas, las escamas comenzarán a desaparecer.

El aceite de oliva o el aceite de almendras, mantiene el cabello hidratado y con niveles de grasa que evitan que se escame. Basta con calentarlo un poco y aplicarlo en el cabello dejándolo actuar durante 30 minutos antes de cepillar para remover las escamas; luego debe lavarse normalmente y acondicionar.

El limón y la naranja también funcionan como remedios eficaces puesto que sus ácidos cítricos actúan sobre el cuero cabelludo de manera similar al vinagre. Puede aplicarse directamente sobre el cuero cabelludo o combinándolo con el champú o una cucharadita de aceite de oliva para reforzar sus propiedades. Basta con dejarlo actuar unos 15 minutos antes de removerlo con agua fría; al cabo de unos días la caspa comenzará a reducirse antes de desaparecer por completo.

Otro remedio que posee un alto porcentaje de acción contra la caspa es el bicarbonato de sodio. Se frota directamente en el cabello para dejarlo actuar durante unos quince minutos antes de removerlo por completo con agua fría. La acción limpiadora del bicarbonato controla a los hongos causantes de la caspa y mantiene el cabello limpio y brillante.

Por último está el gel de sábila, cuya acción humectante evita que el cuero cabelludo se sigua resecando reduciendo la presencia de las escamas. Luego de extraer el gel de la hoja de sábila se aplica directamente en el cabello, dejándolo actuar durante unos diez minutos, luego se remueve completamente con un champú suave y se cepilla con cuidado.

Estos remedios caseros han demostrado ser bastante efectivos en la lucha contra la caspa. Atrévete a probarlos y deshazte de ese incómodo problema para siempre.

View older posts »